Esteban Borrell

All my life

Cuando escucho o leo sobre Liverpool hay tres cosas que aparecen instantáneamente en mi mente: The Beatles, Anfield y Steven Gerrard. Es inevitable. Crecí con las tres. Si bien The Beatles marcaron mucho más mi infancia que el resto, Anfield y Gerrard tienen un lugar privilegiado en mi memoria. Aquella noche en Estambul el Liverpool dio una lección de superación y entrega donde el fútbol solo era el escenario de una conferencia digna del mejor motivador. Gerrard, capitán de aquel equipo, se despidió el pasado 16 de mayo de su casa mientras sonaba In my life por la megafonía de Anfield.

In my life nació debido a una pregunta del periodista Keneth Akksop, que desafió al grupo a escribir canciones sobre su propia vida y John Lennon, que aceptó el reto, escribió sobre su infancia. Recuerdos y amigos. El propio Lennon llegó a afirmar que era su primer trabajo realmente ambicioso. Pero no fue fácil. La primera versión de la canción era “ridícula”, según Lennon, y ello le obligó a repasar una y otra vez la letra hasta dar con la clave. Finalmente, fue Paul McCartney el que le ayudó con la música. El 18 de octubre de 1985 fue grabada y, desde entonces, sigue transportándonos a nuestra infancia.

El pasado 16 de mayo, en Anfield, In my life sonó suave. Nada podía ensombrecer a Gerrard. El campo esperaba en silencio la despedida de su gran capitán. Un capitán que mientras andaba con sus hijas debía recordar todo lo que había vivido en aquel estadio. Gerrard, visiblemente emocionado, respondió a cuatro preguntas. De fondo solo se escuchaba “there are places I’ll remember, all my life“. The Beatles, Anfield y Steven Gerrard. Parecía que John Lennon había escrito In my life solo para aquel momento. Además, el bueno de Lennon tuvo el detalle de acordarse del público:

There is no one compares with you
And these memories lose their meaning
When I think of love as something new

Se abre una nueva era en el Liverpool. El legado de Gerrard deja algo más importante que los títulos: la lealtad. La lealtad es una virtud tan necesaria como complicada. La mayoría de conflictos entre personas giran en torno a ella. La fidelidad a unos colores y a una afición. Y es que la llave de la lealtad solo la poseen los elegidos, aquellos a los que siempre respetará todo el mundo. Gerrard jamás abandonó el barco. Por ello, Anfield le despidió cantando:

Steven Gerrard is our captain

Steven Gerrard is a red

Steven Gerrard plays for Liverpool

A scouser born and bred

Por ser un ejemplo en el fútbol y en la vida. Así se despide una leyenda: “Cuando esté moribundo, no me lleves al hospital. Llévame a Anfield; ahí nací y ahí moriré”.


You’ll never walk alone

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s