Esteban Borrell, FC Barcelona

De espaldas al socio

Cuando algo no funciona es difícil que se arregle. En el amor, por ejemplo, se lucha por mantener una pareja aunque, en algunas ocasiones, las cosas no funcionen nunca. Si no es por ‘A’, es por ‘B’. Si no es por ‘B’, es por ‘C’. Hay veces en las que lo mejor es tomar conciencia  de la situación y distanciarse. Abrir los ojos. Tras intentar entender ciertas situaciones, llega el momento de distanciarse.

Los socios del FC Barcelona han sido engañados y apartados, pero no hasta el punto de ser olvidados. El proceso de solicitud de entradas para la final de la Copa del Rey ha permitido ver la importancia que desde el club se le da a los socios. Además de un reparto equivocado de las entradas (los Estatutos establecen que el 85% de entradas son para socios y no para socios y peñas), lo que en un plano teórico era un reparto justo, se ha convertido en un caos que desnuda la gestión de una Junta que no prevé situaciones que afectan a muchos socios.

El primer problema en la compra ha sido la saturación de gente intentando entrar a la web. Lógicamente, la avalancha de socios a las 10:00h de la mañana ha sido imparable para un sistema informático poco preparado. La situación ha durado horas para algunos y minutos para otros. Los afortunados que conseguían su entrada ocupaban poco a poco las gradas de una zona visitante que se llenaba a medida que pasaban los minutos. La desesperación se ha apoderado de los culés que, tras colas virtuales de más de una hora, se afanaban en comprar su legítima entrada.

Hasta aquí, se puede pensar que este relato de los hechos es una exageración, pero no lo es. Cuatro o cinco horas después del inicio del proceso, miles de culés seguían viendo como el intento de compra  daba error. Tarjetas, nombres, claves o pins. No había forma de pagar una entrada para el partido. El club no supo dar soluciones.

El culebrón de las entradas dio un giro de 360 grados cuando algunos socios informaban a través de las redes sociales que el club vendía las entradas en las taquillas. De no poder comprar la entrada online, a poder pagarla y tenerla físicamente. Algunos aventurados pusieron rumbo al Camp Nou sin saber ni tan siquiera qué se pedía para poder recoger las entradas. En las taquillas la situación era un caos: colas de mínimo 30 minutos e información a cuentagotas. En definitiva, un despropósito que no está a la altura de un club como el FC Barcelona.

El sorteo ha sido el reflejo de una gestión paupérrima. Caótica. No se queden en el hecho de comprar una entrada, quédense con el poco respeto al socio. No deberíamos olvidar que el fútbol existe por sus aficionados y que hay que deberse a ellos. Sin aficionados, no hay fútbol.


“Football without fans is nothing”

Jock Stein

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s