FC Barcelona

A la espera de cambios

La afición del FC Barcelona tiene el listón alto. Altísimo. A pesar de venir de una temporada floja, el juego es fundamental. Cuatro victorias y un empate suenan a un debut más que prometedor de Luis Enrique. Pero la dinámica ha cambiado en Can Barça. Además de ganar, hay que hacerlo jugando bien. Ustedes dirán: ¿Qué es jugar bien? En el FC Barcelona, todos miran al mismo hombre: Pep Guardiola. Hay que seguir el juego de Pep. ¿Lo hace Luis Enrique? ¿La plantilla puede adaptarse a ese juego?

Para responder a esas preguntas, hay que desmenuzar el estilo de Guardiola. El ahora entrenador del Bayern de Múnich, apostaba por un claro 4-3-3 en el cual Messi jugaba de falso nueve. Combinaciones, velocidad, verticalidad y, sobre todo, movilidad. Messi era la piedra angular de un equipo plagado de talento. Leo gozaba de espacios entre el centro del campo y la defensa rival que aprovechaba para recibir y, posteriormente, asistir o anotar. El hecho de jugar con dos extremos facilitaba la labor a un Messi que disponía de libertad total en la zona de ataque.

Las cosas han cambiado. Xavi por Rakitic. Extremos por delanteros. Falso nueve por mediapunta. Luis Enrique debe tratar de encajar un puzzle con muchas incógnitas. La primera: la posición de Messi. Con Martino, el ’10’ venía jugando, prácticamente, de delantero centro. Diez eran los metros que solía frecuentar en la zona de ataque. Su movilidad era mucho más limitada a la otras temporadas y eso hizo bajar su rendimiento. Es por ello que Luis Enrique ha decidido cambiar su posición para colocarlo como un diez puro. Un mediapunta. Ahora, Leo recibe más el balón pero está más lejos del área. Ganas en la creación, pierdes en la ejecución.

Luis Enrique ha optado por una pequeña revolución en sus acompañantes. En las últimas temporadas, Messi siempre jugaba acompañado de dos extremos, más o menos pegados a banda, que ayudaban a generar espacio en el centro. Según lo visto en este inicio de temporada, los extremos pasan a ser, prácticamente, dos delanteros centros. Neymar, Munir o Pedro, los habituales titulares, dejan la banda para tratar de tirar diagonales a la espalda de la defensa. Sí, a la espalda de la defensa. El problema llega cuando las defensas esperan cerca de su área, imposibilitando huecos a su espalda. Empieza a poblarse el centro.

Luis Enrique cambia el 4-3-3 de Pep Guardiola por un 4-1-2-1-2 o 4-3-1-2 con Messi de mediapunta. Este cambio puede deberse también a la entrada de Rakitic por Xavi. El asturiano busca ganar presencia en el centro del campo. Xavi no cuenta, de momento, para el entrenador culé. Así, Luis Enrique protege el centro pero descuida las bandas. Con los extremos como teóricos delanteros centro, las bandas son responsabilidad de los laterales.

Jordi Alba y Dani Alves no pasan por el mejor momento de su carrera. Ambos laterales parecen haber perdido precisión en un equipo que no admite fallos. Ambos jugadores llegan y lo intentan. Una y otra vez. Pero las imprecisiones se suceden. Y así, llega el embudo en la zona central. El juego es más lento y, por tanto, más previsible. El Barça no sorprende. El aficionado culé está a la espera de cambios.


Anuncios
Estándar

2 thoughts on “A la espera de cambios

  1. Pingback: Por los de verdad | Llevando la contraria

  2. Pingback: Destapados | Llevando la contraria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s